LA PLASTICIDAD NEURONAL

El sistema nervioso en el ser humano, permite percibir estímulos internos y/o externos, que representan los
cambios en el interior del organismo (como la escasa concentración de Calcio) o del entorno (como la baja
temperatura ambiental) respectivamente. El cerebro procesa la información sensorial recibida y genera una
respuesta que puede ser motora y/o glandular, determinando las percepciones, emociones, sentimientos,
pensamientos e imágenes mentales que conforman el contenido de la mente, favoreciendo a la adaptación y
supervivencia al medio ambiente.
Por esto, en el campo de las Neurociencias, el organismo humano constituye la unidad cuerpo cerebro mente
y como se relaciona permanentemente con el medio que lo circunscribe, se representa por la sigla UCCM-MA,
pero por razones didácticas se utiliza frecuentemente UCCM.
Para que la UCCM pueda funcionar correctamente se requiere de la unidad funcional y estructural del sistema
nervioso, que se denomina célula nerviosa o neurona. Las neuronas son células especializadas cuya estructura
es la siguiente:
Desde el cuerpo celular o soma, se proyectan extensiones llamadas dendritas, que captan diversos estímulos,
que se transforman en un impulso nervioso o eléctrico y el axón lo conduce hasta las terminales axónicas. Las
vainas de mielina, permiten aislar eléctricamente a los axones y que el impulso se desplace a mayor velocidad
a través de un ahorro del espacio de conducción, de manera que el impulso se transmite por los nódulos de
Ranvier y se caracteriza por ser saltatorio.
Junto con las neuronas, se encuentran las Células Gliales (como los oligodendrocitos, astrocitos, etc) que contribuyen a la función de nutrición, sostén, reparación del tejido, síntesis de mielina, entre otros.

Las respuestas que produce la UCCM, desde mover un brazo ante un pinchazo hasta llorar ante alguna situación triste, no es producto de la acción de una sola neurona sino de la interacción de múltiples neuronas.
Si bien en el cerebro hay regiones especializadas en procesar distintos tipos de información sensorial, esta especificidad se debe a la articulación de las neuronas, a las que se conoce como Redes Hebbianas o neuronales.
En toda red hebbiana, las neuronas no se tocan físicamente, sino que entre cada una de ellas hay un espacio, que se denomina sinapsis. En los organismos superiores, es predominante la sinapsis química, en la que las neuronas se comunican mediante neurotransmisores, que son proteínas sintetizadas, almacenadas y secretadas por la neurona pre-sináptica para excitar a la neurona siguiente o post-sináptica permitiendo que el impulso siga o se detenga:

Estas conexiones pueden modificarse durante el desarrollo de una persona, posibilitando nuevos aprendizajes y fijando recuerdos en la memoria. Si bien algunas redes pueden desaparecer, éstas u otras, tienen la posibilidad de regenerarse o fortalecerse. Estos procesos conforman la neuroplasticidad, favoreciendo a la supervivencia y determinando la modelación de las conductas mediante el entrenamiento y rehabilitación, en el caso que una persona posea una lesión cerebral. La neuroplasticidad puede ser positiva (por ejemplo, en las relaciones familiares, participación en actividades sociales, contacto y relaciones sociales, el desarrollo de distintos tipos de inteligencias, como la lógico-matemática, emocional, entre otros) o negativa (como en situaciones que generen tristeza, depresión, ansiedad, en enfermedadesneurodegenerativos, declive funcional y atrofia neuronal, infelicidad autogenerada, entre otros). La neuroplasticidad positiva genera o potencia redes y la negativa influye en el desarmado, la connotación positiva o negativa no debe confundirse con la conducta, una situación familiar compleja puede implicar resiliencia y nuevas conexiones necesarias para la adaptación de una nueva situación. En la primera, se arman o bien refuerzan las conexiones
neuronales, aumenta su número y la velocidad del impulso nervioso, mientras que en la segunda, se desarman o eliminan las redes. Ambos procesos tienen lugar, porque la sinapsis es dinámica, no es fija en un cerebro moldeable.
Como resultado de la plasticidad neuronal, se generan respuestas (somáticas, emocionales, racionales, etc) y van construyendo la identidad, personalidad, creatividad y memoria, que se inscriben en redes y forman una “huella sináptica”. En este sentido, cabe destacar que el 10% de las redes hebbianas están determinadas por la genética y el 90% por la cultura y la experiencia de vida.
Por esto, la educación formal e informal que se desarrolla en diferentes ámbitos y contextos de la vida diaria, en la familia, trabajo, escuela y otros promueven la plasticidad. Éstos modifican los patrones rígidos de
conducta generando la plasticidad positiva y negativa y produciendo circuitos electroquímicos que conforman habilidades y diferentes aprendizajes en todas las etapas psicoevolutivas y determinan que cada ser humano sea individual y singular. Además, gracias a la plasticidad neuronal y sináptica, ante alguna lesión cerebral, con el tratamiento y entrenamiento cerebral adecuado en la rehabilitación se pueden crear, regenerar o ampliar las redes neuronales.
De esta manera, el aprendizaje es el proceso que se produce durante toda la vida, en el que una experiencia favorece a la adquisición de una nueva información o patrón de conducta, que originan las emociones, los
sentimientos, pensamientos y conductas y ocurre por la variación entre las conexiones sinápticas y redes hebbianas producidas entre neuronas, es decir, por la plasticidad funcional (en la que se altera las fuerzas de
las conexiones sinápticas) y estructural ( en la que se produce el descenso o aumento de la densidad de las conexiones dendríticas y el área de las zonas activas de la sinapsis).
Para promover el aprendizaje, se requiere de ciertas actividades en el sistema nervioso, que se denominan dispositivos básicos del aprendizaje, y son los siguientes:
 Sensopercepción: Es la captación y asimilación de la información sensorial recibida por diferentes órganos,
que llega al tálamo, estructura del cerebro donde se reciben las sensaciones y las transfiere a la amígdala, núcleo accumbens y la corteza cerebral.
 Atención: Es un proceso que constituye un filtro, en el que se focaliza selectivamente un conjunto de estímulos en la consciencia, desechando la información no deseada, manejando la competencia y el constante flujo de los información. En todo proceso de aprendizaje, se lleva a cabo la atención selectiva (capacidad para seleccionar los estímulos y focalizarla, es de breve duración e interviene la corteza cerebral) y tónica (capacidad para mantener uno o más canales sensoriales de manera sostenida en el tiempo). Cabe destacar, que ambos tipos de atención coexisten y se influyen mutuamente en el camino de
aprender. En el proceso atencional intervienen el área del cerebro, el lóbulo prefrontal y el tálamo, que mantienen la actividad en el cerebro con respecto al foco de atención evitando las distracciones.  Motivación: Es el estado de excitabilidad necesario para iniciar un condicionamiento permitiendo mantener la atención y la sensopercepción ante determinados estímulos que propician el aprendizaje.
Pons Peregort (2005), establece tres tipos de motivación: extrínseca (se genera por una recompensa externa si se alcanza un objetivo particular, puede ser por dinero, etc), intrínseca (es la significación que la
persona le confiere a la realización de una acción o cumplimiento de una meta) y trascendental (en la que se valoran los intereses de los otros sobre los personales buscando lo que más le conviene a un grupo,
como la familia u organización). En estos tipos de mecanismo interviene el núcleo accumbens, una estructura cerebral, que se encarga de procesar los estímulos y elaborar respuestas ante situaciones que
generen placer. También, participa la corteza prefrontal (un área del cerebro), específicamente la corteza órbita frontal, que se encargan del control del procesamiento motivacional de los estímulos y de la
respuesta emocional, para vetarla si es necesario.
 Memoria: Es el cimiento de las funciones cognitivas y convierte al ser humano en un ser consciente y perdurable. Representa una capacidad mental, un proceso que permite adquirir en forma consciente e
inconsciente, retener y evocar ideas, imágenes, acontecimientos, procedimientos, emociones y sentimientos. La memoria puede persistir durante toda la vida porque permite almacenar información
desde el nacimiento y se va ampliando consciente e inconscientemente en cada una las experiencias vividas, para utilizarla en forma automática o no, asociándolo a un estímulo y contexto específico, determinando una acción conductual y cognitiva. Debido a esto, el aprendizaje favorece la adquisición de información en la memoria, que se procesa y almacena de la siguiente manera:
El organismo capta la información del exterior por medio de los sentidos, se lleva a cabo la sensopercepción y conforman la memoria sensorial, que es de corta duración e imprime en forma automática e involuntaria la imagen de los objetos y acontecimientos sin asociarla a un sentido o contexto determinado. En esta instancia, es importante mantener la atención para focalizarla selectivamente, filtrando información no deseada y manejando la competencia que se establecen entre estos estímulos para ser procesados. Estos procesos biológicos, se denominan codificación, en la que se procesan un conjunto de sensaciones percibidas e interviene el hipocampo, donde se fusionan en una experiencia única
conformando una huella mnémica consolidando la memoria y el aprendizaje.
Seguidamente, parte de la información pasa a la memoria a corto plazo (MCP), hasta un máximo de cinco minutos, que se mantiene presente para desarrollar la comunicación, reflexión y cálculo, entre otras
habilidades, con la posibilidad de recurrir a bancos de memoria del pasado, formando la consciencia del presente. En este sistema de memoria, la información se procesa mediante la repetición, la asociación de las ideas con una canción, sonido, etc; o bien su manipulación mediante operaciones cognitivas para llevar a cabo el almacenamiento, también es necesario mantener el foco de atención para facilitar la
transferencia de la misma a la memoria a largo plazo. En el proceso atencional y el procesamiento en la MCP, no se pierde información.
Posteriormente, la información pasa de la memoria a corto plazo a la memoria de largo plazo, mediante el proceso denominado consolidación. En este último tipo de memoria, se lleva a cabo la otra etapa de la
construcción de la memoria, el almacenamiento, que consiste en el sostenimiento de la información, de las huellas mnémicas, preservándola durante días, semanas o hasta años. Cabe destacar, que en el caso
que se produzca el deterioro o decaimiento de una huella, o bien la interferencia cuando un nuevo aprendizaje o recuerdo no es compatible con otros, se produce la eliminación del mismo, es decir, el olvido. Para evitar el olvido, es fundamental la tercera etapa de la construcción de la memoria, la evocación o recuperación, que implica el uso y aplicación de la información retenida a distintas situaciones, esto quiere decir acceder a las huellas almacenadas, a través del recuerdo y reconocimiento.

En definitiva, las fases de construcción de la memoria son las siguientes:
 Emoción: Es un impulso para la acción, como la tristeza, alegría, aversión, entre otras. Las emociones conforman la memoria emocional, integrada por los recuerdos y experiencias que se encuentran
almacenados en circuitos neuronales, cuyo procesamiento de estímulos y elaboración de una respuesta, ocurren en el recorrido tálamo-amígdala o tálamo- núcleo accumbens, sin la intervención de la neocorteza.
Estos circuitos tienen menor complejidad en relación a las que se encuentran en la corteza cerebral y procesan estímulos simples que no requieren de respuestas elaboradas complejas y pueden ser conductuales, hormonales y autónomas, con un tiempo de acción breve y generador de emociones o sensaciones positivas o negativas con fines adaptativos con el fin de permitir la supervivencia..
Simultáneamente, se produce el recorrido tálamo-LPF para analizar las respuestas emocionales que se produjeron y se puede vetar en caso que no sea la adecuada, y generar una más elaborada.
Estas Codificación Almacenamiento Recuperación
emociones cuando son conscientes se transforman en sentimientos. Para el buen desarrollo del aprendizaje se requieren de emociones positivas que promuevan las ganas, la voluntad y predisposición para aprender; de lo contrario, el camino del aprendizaje se torna estresante y aburrido.
 Descanso: Dormir es importante ya que es un estado en el que se producen mediadores químicos o neurotransmisores para inducir la formación de la sinapsis, la reorganización y consolidación de los
circuitos neuronales (plasticidad sináptica) de la información obtenida en la vigilia. Asimismo, se produce el almacenamiento en la memoria, eliminan datos no relevantes y un reaprendizaje, jerarquizando y
integrando el material sensorial en la amígdala y hipocampo, y el aprendizaje diario en los circuitos de la memoria a largo plazo. En consecuencia, el cerebro necesita entre 7 y 8 horas de sueño, que es esencial para el desarrollo sensorial, aprendizaje, memoria y conservación de la plasticidad cerebral.
En fundamental conocer el proceso de aprendizaje en los diferentes contextos (formal e informal) y los dispositivos (sensopercepción, atención, motivación, memoria, emoción y descanso) que lo posibilitan para que sea efectivo, con la finalidad de favorecer el autoconocimiento y autoconsciencia para modelar los patrones de conducta y elaborar respuestas positivas que permiten la adaptación a las demandas de la
realidad en la que vive cada persona, mediante la modificación de las redes neuronales gracias a la neuroplasticidad. Este proceso se produce toda la vida a través de la educación, experiencias y recuerdos
permitiendo desarrollar habilidades sociales, la capacidad de razonamiento abstracto, coordinación, creatividad, los distintos tipos de inteligencias, como la lingüística, entre otras; que queden consolidadas en la memoria a largo plazo, ocasionando un aprendizaje duradero.
BIBLIOGRAFÍA
 Material del Curso de Neurobiología y plasticidad neuronal de la clase 1 a 8. Asociación Educar.  Uchitel, O. D. (2013). Qué son las neuronas. Editorial Paidós. Buenos Aires.  Manes F.; Niro M. (2014). Usar el cerebro. Conocer nuestra mente para vivir mejor. Editorial Planeta.