PRACTICA DELIBERADA
En 1908 Johnny Hayes ganó el maratón Olímpico. Los periódicos en el momento describieron como "la mejor carrera del siglo". Hayes, el vencedor, estableció un récord mundial de la maratón. El mismo fue de 2 horas, 55 minutos y 18 segundos.
Hoy, apenas algo más de un siglo después, el récord mundial para una maratón es de 2 horas, 2 minutos y 57 segundos. Casi 30 por ciento más rápido que el récord de Hayes. Hoy, si eres un atleta entre los 18 y 32 años, no puedes entrar, por ejemplo, en la Maratón de Boston, a menos que hayas ejecutado otro maratón en menos de 3 horas, 5 minutos. En resumen, Hayes, récord en 1908 solo podría beneficiarse para participar de la Maratón de Boston (que tiene alrededor de treinta mil corredores) y muchos más atletas que desean participar.
Ese mismo 1908 las Olimpiadas del verano estuvo cerca de un desastre, en los nadadores de la competición de clavados. Uno de los participantes apenas evita lesiones graves al intentar una voltereta doble. Un informe oficial publicado unos meses más tarde, llegó a la conclusión que la inmersión era demasiado peligrosa y recomendó que no se realizara en futuros Juegos Olímpicos. Hoy la doble voltereta en clavados es de nivel básico en nadadores con 10 años de edad, y en los clavados en las competiciones de High School, los mejores nadadores realizan cuatro y medio volteretas. Los competidores de clase mundial realizan clavads inmersiones como el "Twister" que son dos y media volteretas hacia atrás con dos giros y medio agregado. Era difícil imaginar esto en ese tiempo.  Expertos que encontraron el doble salto mortal demasiado peligroso, ni habría pensado en un Twister. Seguro que dirían que sería imposible y ridículamente pensarlo que alguien habría tenido la imaginación y la audacia de sugerirlo.
A principios de la década de 1930 Alfred Cortot fue uno de los músicos clásicos más conocidos en el mundo, y sus grabaciones de Chopin "24 Études", eran considerados la interpretación definitiva. Hoy en día los maestros ofrecen la práctica intencional de esos mismos espectáculos (desprolijo y empañado por las notas perdidas), como ejemplo de cómo no tocar a Chopin. Los críticos se quejan en Cortot, de su técnica descuidada. Ahora de cualquier pianista profesional se espera que pueda realizar el "24 Études" con mucha mayor habilidad, técnica y entusiasmo que Cortot. De hecho, Anthony Tommasini, el crítico musical del New York Times, comentó una vez, que la habilidad musical ha aumentado bastante desde Cortot. En este tiempo, Cortot, probablemente no sería admitido ahora en Juilliard , Conservatorio en New York .
En 1973 David Richard Spencer de Canadá había memorizado más dígitos de PI que cualquier persona antes que él: 511. Cinco años más tarde, después de una rápida serie de nuevos registros establecidos por un puñado de personas que compiten para reclamar el título de memorización, el registro pertenecía a un americano, David Sanker, quien había memorizado 10.000 dígitos de Pi de memoria. En 2015, después de más de treinta años , el reconocido titular fue Rajveer Meena, de la India, quien había memorizado los primeros 70.000 dígitos de PI , una acumulación que le tomó 24 horas y 4 minutos para recitarlo,  aunque Akira Haraguchi de Japón habían afirmado haber memorizado incluso  la suma más increíble de 100.000 dígitos, o casi doscientas veces como nadie había memorizado, sólo cuarenta y dos años antes.
Estos no son ejemplos aislados. Vivimos en un mundo lleno de personas con habilidades extraordinarias, que desde el punto de vista de casi cualquier otro momento de la historia humana se han considerado imposible. Considere la posibilidad de Roger Federer's Magic con una pelota de tenis, o los impresionantes giros que McKayla Maroney,en las Olimpiadas de Verano de 2012 . Un giro en un trampolín, una espalda en Gimnasia Artística, y luego un alto vuelo, arqueado, con McKay completando dos giros y medio, antes que aterrizara con firmeza y con un control completo de su cuerpo sobre la alfombra.
Hay maestros de Ajedrez quienes pueden jugar varias docenas de diferentes partidas simultáneamente, y también una interminable oferta de jóvenes prodigios musicales que pueden hacer grandes cosas en el piano, el violín, el Violonchelo o la flauta, que habrían asombrado a los aficionados de hace un siglo.
Pero mientras que los picos de habilidades son extraordinarios, no hay ningún misterio acerca de cómo estas personas lo desarrollaron. Práctica. Bastante práctica. El récord mundial en el maratón de ese tiempo, no era el record del 30 por ciento en el transcurso de un siglo, porque las personas no nacían con una mayor capacidad para correr largas distancias. Tampoco en el inicio del siglo XX, era común ver algunos nacimientos de gente con un don para tocar Chopin, Rachmaninoff, para memorizar decenas de miles de números aleatorios.
En la segunda mitad del siglo XX se produjo un aumento constante de la cantidad de tiempo que la gente en diferentes áreas dedicaba a la formación, combinada con una creciente sofisticación de las técnicas y apoyos en todas las áreas. Esto era cierto en un gran número de ámbitos, en particular en los ámbitos altamente competitivos, como las interpretaciones musicales y de danza, deportes individuales y grupales, ajedrez y otros juegos competitivos. Este aumento en la cantidad y complejidad de la práctica se tradujo en una mejora constante en las habilidades de los intérpretes en estos distintos ámbitos, una mejora que no siempre era evidente comparado de año al año, sino que es espectacular cuando se ve en el transcurso de varios decenios.
Uno de los mejores, lugares para ver los resultados de este tipo de práctica está en el Libro Guinness de los Records. Mire las páginas del libro o visite la versión en línea, y usted encontrará records, como la que realizó la profesora estadounidense Barbara Blackburn, quién puede escribir hasta 212 palabras por minuto; Marko Baloh de Slovenia, quien una vez pedaleó 562 millas en bicicleta en veinticuatro horas; y Vikas Sharma de la India, que en sólo un minuto fue capaz de calcular las raíces de doce números, cada una con entre 20 y 51 dígitos. Sharma fue capaz de llevar a cabo esta actividad extremadamente difícil de realizar cálculos mentales en sólo 60 segundos, más rápido que lo que puede hacerlo una calculadora.
Estos conocimientos son relativamente nuevos y no estaban disponibles para todos los profesores, entrenadores y a los artistas intérpretes o ejecutantes que producen las increíbles mejoras de rendimiento. Todo este avance se consigue mediante un proceso de ensayo y error. Los especialistas en los diversos campos construyeron sus cuerpos de conocimiento en forma aisladas, sin la sensación de que todo esto estaba interconectado. El patinador de hielo que estaba trabajando en un triple Giro estaba siguiendo el mismo conjunto de principios generales como, el pianista trabajando para perfeccionar una sonata de Mozart. Así que imagínense lo que podría ser posible con los esfuerzos que se inspiran y dirigidas por una clara comprensión científica de las mejores formas de acumular conocimientos. Es de imaginar que podría ser posible si nosotros aplicamos las técnicas que han demostrado ser tan eficaces en los deportes y la música y el ajedrez, a todos los diferentes tipos de aprendizaje que hace la gente, la educación de los escolares, para la formación de médicos, ingenieros, pilotos, empresarios y trabajadores de todo tipo. Las mejoras radicales que hemos visto en pocos campos durante los últimos cien años son alcanzables en prácticamente todos, si aplicamos las lecciones que pueden aprenderse del estudio de los principios de una práctica efectiva.
Existen diversos tipos de prácticas que pueden ser eficaces en un grado u otro. Hay una de forma particular denominada "práctica deliberada”. Es la forma más eficaz y potente de práctica que conocemos. Aplicando los principios de la práctica deliberada es la mejor forma de diseñar métodos en cualquier área. La práctica deliberada es eficaz, y la mejor manera de aplicarlo en distintas situaciones.

Tomado del Libro PEAK

Autor Anders Ericcson y Robert Pool

Traducido y actualizado a los programas de Neurociecias por:
José Luis Cruz
Coaching y Neurociencias
Cel. 315 5597639
Sitio en Internet http://www.tucuman.com.co/coachingyneurociencias.htm

Cali, Colombia